Una búsqueda del tesoro es un clásico de los juegos de toda la vida. Puede jugarse en casa pues no necesita mucho espacio para ser todo un éxito. Unas cuantas habitaciones y la terraza o el balcón si los tienes son suficientes para generar emoción. Tampoco hacen falta muchos participantes. Con uno  o dos niños es más que suficiente. Lo más importante, como buen pirata, es un buen mapa de las pistas y las pruebas a las que vas a someter los participantes hasta alcanzar la meta.

  1. Trata de distribuir los papeles de acuerdo con la edad de cada niño, por ejemplo el mayor puede leer las pistas y el pequeño mantener los papeles a buen recaudo para acudir a ellas más tarde si es necesario.
  2. Si ambos ya son mayores o decidis participar vosotros también, un truco consiste en que todos tengan sus propias pistas y pruebas. 
  3. Se juega por turnos y se ayudan mutuamente.

 

Crea las pistas

Planifica un número suficiente de pistas para que el interés no decaiga hasta el final del recorrido. Busca el escondite perfecto en lugares donde puedan encontrarlos, pero no demasiado fácilmente.

Para niños que aún no saben leer, puedes utilizar dibujos que ayuden a identificar el lugar donde está escondida. Para los mayores, funciona mejor “el clásico”…: “Da tres pasos de frente y dos hacia la izquierda. Encontrarás un objeto de color..; busca un objeto que empieza por la letra X; el objeto que debes buscar sirve para…”. Si los niños son mayores o vais a participar los adultos, escribe mensajes cifrados sustituyendo letras por una figura geométrica o dejando de escribirlas.

Las pruebas

Son pequeñas tareas que deben ser resueltas para conseguir la siguiente pista. Pueden ser pruebas físicas elegidas de acuerdo con el espacio disponible en casa: saltar a la pata coja hasta un lugar, imitar el andar de un animal, reconocer algo con los ojos vendados…

La meta

Es la parte más divertida porque estará asociada a un premio de consumo inmediato: una chuche, una merienda especial, etc. En momentos de encierro, la imaginación al poder… dale aquello que más desee.

No lo hagas fácil, esconde  bien el tesoro para dar más emoción al juego. Además del tesoro, puedes entregarles una medalla o un sombrero pirata… algo que puedas hacer con papel de forma sencilla. Además servirá para hacer manualidades con ellos lo que lo hará más divertido.

Desde Tu anfitriona Experiencias, esperamos que lo pases genial con los peques de la casa.