Durante el confinamiento, muchos niños no saben que hacer en sus casas o en ocasiones se sienten aburridos por la poca variedad de actividades divertidas que pueden realizar. Con esta publicación queremos enseñar a los más peques una bonita forma de divertirse sin necesidad de salir del hogar.

La creación de un fuerte es algo muy divertido que se puede hacer sólo o con ayuda, el primer paso sería elegir la zona para construirlo, observa bien la zona para poder sacar el máximo beneficio a tu fuerte. Puedes aprovechar todo tipo de cosas: paredes, mesas, sillas, etc… El segundo paso y mi favorito es reunir almohadas y cojines para hacer de tu fuerte un sitio cómodo e inusual, una vez conseguido, ordena por grupos las almohadas y cojines, ayuda también con mantas a cubrir bien el suelo.

Recoge objetos con algo de peso para reforzar las paredes de tu fuerte (libros, juguetes, etc…), para construir el techo ayúdate apoyando edredones o mantas a los muebles del hogar. Con esto ya tendrías tu fuerte construido, por último, sería decorar el interior a tu gusto, se recomienda que tengas cualquier objeto que pueda iluminar el interior del fuerte para que no te pillen desprevenido.
Lo mejor de los fuertes es poderlo compartir con las personas de tu hogar, dentro del fuerte podrás divertirte con los tuyos, incluso hacer algo distinto y fuera de la rutina, cómo cenar dentro de él.

Hay miles de ideas para hacer de tu fuerte un lugar inolvidable, cómo por ejemplo hacer concursos de canto, contar historias o cuentos e incluso poder crear tu propia historia, la imaginación de los más peques es amplia e inimaginable, seguro que harán cosas increíbles.

Disfruta de tu fuerte y haz las actividades que te gusten en un lugar distinto y divertido.